Aplicaciones en D&D Insider

28 03 2009

Acabo de terminar de armar mi primer personaje con el Character Builder (CB) para D&D 4ta edición que esta disponible en el suite de aplicaciones y servicios bajo subscripcón paga,  D&D Insider, que ofrece Wizards of the Coast. 

El CB me presentó algunos problemas a la hora de la instalación, tuve que actualizar algunas cosas en Windows y revisar los foros de Wizards para poder resolver otros errores. La actualización, sin embargo, se hizo muy rápido y en un rato ya estaba corriendo el programa. 

La aplicación no es liviana para la presentación que tiene, la interfaz es sencilla e intuitiva, pero tarda en responder por momentos y no es todo lo fluida que se esperaría.    

La creación del personaje esta dividida en varios pasos, elección de raza, clase y background y luego toda la parte mas dura en términos mecánicos como los stats, los skillsfeats y poderes. Al clickear en cada opción nos aparece en la derecha de la interfaz una ventana con una descripción detallada, de esta manera no es necesario consultar ningún reglamento mientras creamos el personajes. 

Por ahora no hay razones para pasar horas en D&D Insider

Por ahora no hay razones para pasar horas en D&D Insider

Además de la creación de los personajes, la opción mas interesante del programa es la posibilidad de llevar un trackeo de cada personaje que tenemos en nuestras campañas, subirlo de nivel, tomar notas de las sesiones jugadas, etc-  La aplicación sirve no solo para armar un personaje de cero, sino además como base de datos de todos nuestros personajes y partidas. 

Por el momento este soft y el Rules Compendium (RC) son las grandes razones para sacar una cuenta en D&D Insider,  considerando que  las revistas son fáciles de conseguir (por izquierda), y el soft para armar encuentros y monstruos  no dejan de ser funcionalidades  cómodas pero lejos de fundamentales u opciones realmente interesantes. Tanto el CB como el RC tienen la enorme ventaja de actualizarse mensualmente, lo cual significa tener acceso a todas las reglas de D&D 4ta sin necesidad de comprar un solo libro. Y no solo libros, sino que también acceso a las nuevas opciones incluidas en los capítulos de las revistas. 

Todo esto es muy bueno si pretendemos estar super actualizados, si pensamos usar varios personajes a la vez en distintas campañas, y si las opcioenes del Player´s Hanbook 1 no sean suficientes.¿Pero si esto no es asi, realmente es una opción? A mi me parece que no, hasta que se presenten las aplicaciones para jugar online (cosa que veo muy lejana) y las varias aplicaciones que estan sacando en cuenta gotas esten presentadas de forma más integrada, es mejor gastarse esa subscripción en otra cosa.

Anuncios




28 03 2009





Watchmen, de Zack Snyder.

24 03 2009

Foucault decía que  la verdad es un discurso de poder, y que la producción de nuevos  discursos se da como un acto de rebelión frente a otros, mas poderosos y consolidados, y este acto de rebelión que implica disociarse y alejarse de nuestro esquema de relación y fundamentos teóricos, tiene como resultado la iluminación de otro aspecto de nuestro objeto de estudio, un aspecto que no veíamos antes.

Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons se inscribe perfectamente dentro de esta idea. Moore y Gibbons iluminaron toda una cara del género de superhéroes. Esos superhéroes, mitos modernos, no hacen más que hablar de nosotros mismos pero en una clave fantástica. Una hipérbole de nuestros miedos, nuestros deseos, nuestras aspiraciones. Como discurso de poder (y contestatario del poder vigente), Watchmen se convirtió en el quiebre definitivo, a partir de en entonces el comic no volvería  a ser el mismo

La adaptación al cine de Watchmen es un proyecto que viene dando vueltas hace mucho tiempo. Desde Terry Gilliam, miembro ilustre de Monty Phyton y director de genialidades visuales como Brazil o 12 Monos, o un nihilista irremediable como Darren Aronosky, director de Pi y Requiem for a Dream, coquetearon con la idea de adaptarla. Gilliam concluyó que era imposible adaptar Watchmen, alegando que era una obra que se anclaba sobre el comic como medio y  explotaba al máximo sus recursos: lo que habían hecho Moore y Gibbons simplemente no podía hacerse en el cine. Aronofsky se perdió en la marea  del rosqueo Hollywoodense. La realización entonces terminó cayendo sobre las manos de Zack Snyder, un director de la generación que profesa la idea de que una película es un video clip de dos horas y media. Sus obras anteriores también son adaptaciones o reversiones, Dawn of the Dead actualiza al digital el clásico de zombies de George Romero,  y 300, basado en el comic de un Frank Miller que maniquea el conflicto Occidente-Oriente con espartanos desnudos, inspirado tal vez un poco en esa vieja película con Charlton Heston que podíamos ver las tardes de sábados de acción.

Watchmen es distinto. No inscribe al género de  Zombies, ni de la  Guerra. Es una obra fundamental, uno de los pocos comics que ganó concursos literarios prestigios, el antes y después del género y la industria, una obra que desnudo el clima de época desde y para la cultura de masas, tomando todos los elementos del género y recombinándolos, iluminando unas cosas y oscureciendo otras, el resultado: un nuevo paradigma, un nuevo código, para contar una historia de superhéroes.
La adaptación entonces hace un enorme y parcialmente exitoso trabajo para mantener aquellas cosas que  la habían hecho grande. Sin tomarse muchas libertades creativas, yendo a lo obvio a veces, quitando aquellas cosas que podrían pensarse estaban de más, pero que seguro volverán en una  eventual edición en DVD. Un trabajo de buen alumno que apunta a sacar una buena nota.

No se duda de que Watchmen, logra captar el elemento ucrónico, a pesar de ser una película que transcurre en 1985, la música que escuchamos es  Dylan, Hendrix, Joplin:la banda de sonido de un mundo al borde de la guerra, donde la polaridad no existe, pero la incertidumbre del holocausto nuclear esta más cerca de lo que nunca estuvo. Nixon y Kissinger pretenden decidir el futuro del mundo de este 1985 hipotético, la presencia del Doctor Manhattan despolariza el conflicto, pero acelera el holocausto,  la sociedad se rebela contra los abusos de poder, y los héroes enmascarados son apenas un emergente de esta sociedad que parece un autobús prendido fuego cayendo a trescientos kilómetros por hora por un barranco. Todo eso, por suerte, sigue en la película.

El cambio mas radical respecto del comic es el final. Tal vez algo hasta esperable. Watchmen, el comic, fue concebido para ser releído varias veces, el descenlace cobraba sentido al descubrir las pistas que había en el fondo, ocultas en varias viñetas y diálogos. En la película, el final no es tan des concertante, aunque busca el mismo efecto en la trama: se soluciona el  misterio de la primera escena/página, los motivos de todos los personajes son puestos a prueba, y las decisiones que tomen afectara sus vidas para siempre: muerte, exilio, y arrepentimiento.

Se pueden decir otras cosas, que hay secuencias calcadas del comic que resultan en  un pasaje muy prolijo, que ninguna de las actuaciones asombran, e incluso algunas son olvidables (Matthew Goode como Adrian Veidt/Ozymandias, a pesar de esa interesante reversión de un Marck Bolan enmascarado, no logra cautivar), y tiene una cuota de sexo, gore y violencia que no creo que el comic tuviera: las marcas que veces  usa Hollywood para hacer notar que una película es adulta.





Potemkin

15 03 2009

El gran buque de guerra de este cuatrimestre, la madre de las discusiones en mi carrera para este año… va a ser la Ley de Radio Difusión o como es su flamante nombre “Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual” que será presentando el miércoles en La Plata, dos días después del inicio de las clases en Sociales. La elección de este momento para presentar la ley ante el legislativo no es casual, tras la derrota del Kirchenismo en Catamarca, la crisis de Gobernabilidad y el Doble Comando, y el hecatombe económico y social que se vienen para el período posterior a las, adelantadas, elecciones, el Kirchenerismo toma carrera para lanzar una trompada de mogólico a su verdadero opositor: El Grupo Clarín. O al menos esa es la perspectiva que deja clara el discurso del Gobierno.

Pero lo que me interesa o me pregunto va a ser la posición de la UBA en todo esto. El año pasado el acercamiento del Decano de Sociales, Shuster, la presidenta de la nación, CFK, en medio del Lock Out del campo fue respondido con un guiño presidencial respecto a esta Ley, de la cual Sociales y particularmente la Carrera de Comunicación viene debatiendo y críticando desde hace 20 años, que es mas o menos lo mismo desde que existe. ¿Tal vez en este contexto el prometido observatorio de medios gane ciertos protagonismo? Las agrupaciones políticas están en un debate, claro. Aunque todos sabemos la posición que va a tomar La Vallese, u Oktubre, lo que que le queda al Tren hippie-progre es difícil. Asumir la polarización que ha construido el discurso oficial y tomar un bando, o imitar a Oktubre y quedarse afuera de todo. Tal vez la rosca llegue a un nivel inuncitado, y tomar partido por alguien tenga un valor. Soñar no cuesta nada. La posición de la UBA como institución esta clara: encolumnarse atrás del gobierno y decir que si. Al fin y al cabo la ley encarna la realización de una lucha académica de la que tomaron parte la mayoría de los profesores y autoridades, dar la espalda sería un gesto de hipocrecía.

La Rosca es la verdadera madre del proyecto, y esta se sale del micro universo y la justificación académica.  Justificación que seguramente será usada por el gobierno para dar cierto marco a su discurso, años de debate, articulos, clases  servirán para fabricar el monstruo que el gobierno quiere hacer estallar en la cara del Grupo Clarín, todo por el greater good.





14 03 2009

P. Según el psicoanalista esloveno Slavoj Žižek, Laibach probó el que la ideología no es sino un contenedor vacío, que permite a todos tomar de ella exáctamente lo que necesitan en ese momento. ¿Está Laibach de acuerdo con esta teoría? ¿Se aplica esta caracterización a vuestro punto de vista sobre las ideologías? (Sonic Seducer, Alemania, 2003)

Sí, estamos de acuerdo en esto con Slavoj Žižek. Las ideologías son como supermercados modernos; de hecho venden un montón de nada pero a corto plazo dan al consumidor la sensación de tenerlo todo. El efecto en la gente es entonces parecido al producido por las drogas.

Fuente: http://www.13t.org/decondicionamiento/forum/viewtopic.php?t=856





13 03 2009

Sobrevolás la selva, a lo lejos se ven las luces de la ciudad, ponés particular atención en dos reflectores que apuntan hacia el cielo justo en el momento en que emerges de una fina nube de, tal vez, smog, o tal vez condensación de humedad. Empujás el timón y el aeroplano privado desciende suaemente. Champagne frío en el mini bar, Sensation Boulevard de T Rex en el Ipod, y una nena atada en la cajueja. Es Verano y la lluvia ya esta lejos. Las personistas salen y entran del centro comercial, el avión aun no descendió lo suficiente como para ser peligroso, solo es algo poco usual…





Starship Troopers

10 03 2009

starshiptroopers

Nunca  haía leído nada de Robert Heinlein. Cosa rara, porque de los grandes maestros de la ciencia ficción, posiblemente sea con quién pueda llegar a tener mas afinidad. Definitivamente Asimov es un escritor demasiado correcto, Clarke demasiado aburrido y Bradbury demasiado blando,   y toda la ciencia de su ficción deja mucho que desear.

Con Tropas del Espacio Heinlein funda la ciencia ficción militarista. Una ciencia ficción escrita desde y para el ejército. Heinlein era militar, y junto con Ender´s Game debe estar entre los libros favoritos de los estudiantes de Liceos y Academias Militares.
En Tropas del Espacio, Heinlien dice muchas cosas, algunas salen de la boca de sus personajes, otras de su propia pluma. Heinlien se mete con el marxismo, con la libertad, la pena de muerte, el uso de la violencia como una herramienta política: la violencia controlada, para que el enemigo haga lo que nosotros digamos que tiene que hacer. Pero también con la libertad de elegir, y los derechos ciudadanos. La Utopía del mundo de Heinlein, es la utopía de un mundo donde solo aquellos que hayan hecho el servicio militar voluntario pueden acceder a plenos derechos políticos. Donde quienes toman las decisiones y gozan de poder son quienes sufrieron durante al menos dos años de servicio la humillación, la constante evaluación y la transformación del caracter. En resumen: una sociedad libertaria, pero gobernada por militares.

La vida en el ejército es entonces el principio, el nudo y el fin de la novela. Ese ejército que ni se parece al colegio de magia de Harry Potter.  Es una institución que no solo debe proteger a la humanidad de la amenaza exterior, pero tambien da forma y sentido al enemigo interior:  los mismos seres humanos.  El joven Rico decide al terminar sus estudios superiores alistarse en el ejército, yendo en contra de los designios de su acaudalado burgues padre, quien habia planificado la vida de su hijo. Y durante toda la novela somos protagonistas de como los valores burgueses de su familia natal son reformados en el entrenamiento de recluta, entrenamiento que, Heinlein no titubea en decir casi en términos Foucaltianos, es una cirugía que piensa reformar enteramente al individuo, y rechazar, de forma Darwiniana, a los no aptos.