13 03 2009

Sobrevolás la selva, a lo lejos se ven las luces de la ciudad, ponés particular atención en dos reflectores que apuntan hacia el cielo justo en el momento en que emerges de una fina nube de, tal vez, smog, o tal vez condensación de humedad. Empujás el timón y el aeroplano privado desciende suaemente. Champagne frío en el mini bar, Sensation Boulevard de T Rex en el Ipod, y una nena atada en la cajueja. Es Verano y la lluvia ya esta lejos. Las personistas salen y entran del centro comercial, el avión aun no descendió lo suficiente como para ser peligroso, solo es algo poco usual…

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: