Viaje al centro de la ranciedad académica Parte 1

26 04 2009

Subimos por el ascensor muy apretados, en el segundo piso el engranaje lanzó un quejido. Sus días de elevador  habían terminado, más de cuarenta año al servicio de elevar viejos burócratas por los aires. Pero ninguno de los cuatro pasajeros éramos burócratas. Camila iba como estudiante de la UBA, aunque también era maestra. Ella se lo tomaba todo como una beca, seis horas a la mañana,  de siete a doce, limpiándole los mocos a nenitos era lo bastante relajado como para poder estudiar tranquila, aunque el paso de los años como maestra suplente ya estaban empezando a destruirle los nervios: el tedio del rosqueo en los pasillos, y asambleas  gritar de una forma que no conocía antes, las rivalidades antediluvianas de las autoridades y la mediocridad general del cuerpo docente porteño. Las dos chicas que venían con nosotros parecían de clase de media, gente con un aprecio demasiado elevado por su ocio. Ocio que no tenía nada de interesante. No había en ese ocio retrospectivas de Fassbinder, talleres de expresión o teatro, viajes a Europa, sexo interesante. Nada en ellas era interesante.  Sudaban el ocio de mateadas y aprender a coser, boliches donde nadie les hablaba, y donde solo iban y volvían con amigas. Chicas que querían tener tiempo libre para leer a Benedetti y  libros Cohelo comprados en saldos -aunque no lo iban a decir- Pocos apuntes, los suficientes,  porque a la facultad se va a estudiar y no a otra cosa. Hijas del rigor, de la visión funcionalista de la educación.

El mismo funcionalismo que se olía en los sanwichitos de pan de salvado, la Pepsi en vasitos de plástico y platitos de cotillón que estaban en la puerta del aula del segundo piso. A mi me habían llevado engañado, ya me puse mal cuando entramos y  me dio la sensación de que había entrado a tribunales (y no el palacio) o a una oficina de la AFIP. Pero no, estábamos en una universidad privada.

Parecía  que íbamos a una charla sobre los  partidos armados de los 70s, a  Camila la habían invitado, y  yo estaba un poco emocionado porque iba a conocer a Pacho O´Donell. Al final no resulto nada de eso. La charla sobre los partidos armados fue la semana pasada, lo decía en un cartel pegado en el ascensor en plan de retiro. Un O´Donell había,   aunque no él mediático que es igual a Mario Mactas, pero su hermano politólogo que es una mezcla Bukowski y Dr House.

-Hay algo que encuentro muy aburrido en la ciencia política:la  fascinación con la burocracia y la administración pública. No puedo pensar en nada más aburrido que eso, pero no el tema en sí (Max Weber, dios te tenga en la gloria) pero si por la cultura estatal de este país.

Noté tres cosas cuando entre: 1)el aula era estratégicamente pequeña, y estaba estratégicamente llena. 2)Graciela Fernandez Meijide estaba sentada en primera fila, y su parecido con Heath Ledger  en Dark Knight era muy cómico 3)No había suelo. En su lugar, alguien lo  encontró divertido parece,  colocaron una colonia imperial de ácaros. Los ácaros, uno al lado del otro, tomaban la forma de una alfombra que engañaba a los incautos.

Nos conformamos con pararnos en la entrada, para que todos nos vean y para poder escapar si la charla se tornaba mortalmente aburrida .Porque el olor a rancio que había en el  aula era peor que los ácaros, que ya habían iniciado un ataque sobre mi sistema respiratorio.

Un hombre que de espaldas parecía Alberto Fernández de Rosa tomó un papel con un pulso bastante acelerado y comenzó a leer.





19 04 2009

En la emisión del viernes de DDT (Después De Todo, flamante programa en Canal 26 del ex director de Crítica, Jorge Lanata) el segmento principal fue el re encuentro entre D´Elía y Peña.

Ese primer enfrentantamiento entre D´Elia y Peña en el programa del radio del último fue tan azarosa como lo puede ser estos enfrentamientos mediáticos: ninguno de los dos esperaba que terminara como término al convertirse  en otro relato de traso grueso y caricarustesco del enfrentamiento de clases, pero tambien del rechazo de la clase media hacia el gobierno y el desmembramiento del diálogo entre  los distintos actores sociales.

El mismo D´Elia que fue tan bien definido por un amigo – parece haber sido creado en un laboratorio genético con el fin de crear el ser que mas pueda desagradar a los gorilas: es negro, gordo y tiene voz de pito- le paso el trapo en losveinteminutos que duro la charla, casi todo el programa, a un Peña que estuvo callado y trato irremediablemente de recuperar el control de la cuando alucino que el piquetero y vocero oficial del sector de ultra izquierda del gobierno lo estaba señalando para sus custodios se la den cuando termine la entrevista.

D´Elia le escupía a Peña en la cara una definición,-vos sos un transgresor de poca monta-, que un comentarista de You Tube expandía -Peña es referente de muchos mediocres e incultos boludos que necesitan a alguien “transgresor” para no parecer tan reaccionarios…o algo así.. DÉlia le sacó la careta definitivamente!-. O la chicana de -Yo te mate el Angel- que Peña se comió doblada y no respondió, y así  muchas.

Entonces, ¿qué clase de referente es Peña? o para el caso,D`Elía. ¿Qué quiso hacer Lanata con esta entrevista? La cara de ojete que tenía al final de la nota era patente, y si estuvo callado durante esos veinteminutos no fue por una aproximación polosekiana sino que el evento simplemente desbordaba toda predicción: Peña hizo el ridículo cuando entro, después se callo, puteo un poco, D´Elia quedo como un politólogo y referente intelectual de indiscutible lealtad al proyecto oficial y complemente consciente del lugar que le toca, justificando todas y cada una de sus transgresiones (desde defender al Estado de Irán a trompear gente en una marcha),posicionandose en la pantalla como un tipo con el que podes tener miles de diferencias ideológicas en incluso de método, pero al que respetas por tener los zapatos puestos y aun así ir de frente: surreal.

La nota fue divertida, seguramente, yo me reí mucho al menos. No de lo que decía Peña (que me dio vergüenza ajena) pero si con D´Elia que se permito ser serio, gracioso y hasta transgresor y mediático por momentos, de nuevo: surreal.





A Feeling of the All-Thing¹: apuntes autobiográficos

18 04 2009
1. 1984
El año coincidía con la primavera alfonsinista, una época perfecta para tener pibes. El país brillaba con una nueva e intensa aura, la gente salía de sus casas, los genocidas eran juzgados, el pais se encontraba en un proceso de refundación y la teoría de los dos demonios resignificaba la historia con la inocencia de quienes no quieren volver a repetirla. Tal vez esta triste y corta parabóla que trasó el regreso a la democracia -un regreso que  paso de ´regreso´ a secas para ser solo una sumatoria de errores y decadencia institucional- fue la que engendro un sujeto de profunda convicción apática. Eso si de adherimos a algún de estructuralismo -sepa que quien escribe no adhiere a nada, de ser posible-.
2. 1989
Ni el asesinato de Rucci, ni la música de Zitarrosa, y ni hablar de la cultura peronista pudieron permear en la burbuja neo liberar en la que el sujeto se crió. Sus padres podrían ser definidos como ´progres´, porque en definitiva leían Página/12. Pero eran pogres que escuchaban a Charlie Parker y alquilaban el Barón de Muchhausen en los cumpleaños que celebraba su pequeño con los compañeros de pre escolar: tenían terminantemente prohibido ver las películas de los exterminators. Por suerte, a veces veía con su abuela -cuando nadie los veía- las películas de Olmedo y Porcel -se puso muy triste el día que El Negro se cayó de un balcón con los pulmones llenos de merca- o el programa de ese Uruguayo Menemista.

2. 1993
El neo liberalismo de ficción que El Turco nos regalo -en retrospectivo- fue el evento político-histórico-económico mas significativo de la vida del individuo objetivazado. Su moral, sus anhelos y su capacidad para diferencias un fracaso de un triunfo estan permeadas por esta lógica.

2.1 2002
Claro, en definitiva si me gusta mas David Foster Wallace que Borges, o The Pixies en lugar de Joven Guardia es porque nací en los 90s.

2.2 1999
La novela de nuestra generación deberia tomar a los 90s como punto de partida.

2.3 1995
La oferta gastrónomica se disparo hacie un lugar insospechado. Porque si, se alimento a base de productos congelados, y disfrutaba de golosinas exóticas que desbordaban la imaginación.

3. –
Nunca tuvo  perro, la mascota de los pibes justicialista. Pero si tuvo gatos, animales  existencialistas y traidores.

3.1 –
Siempre vivio en departamentos, no puede concebir la idea de no vivir en la ciudad.

4. 1997
La madurez intelectual llego con los comics de Perfil, las columnas de Rafael de la Iglesia, los cuentos de Soriano: puerta de entrada a las revista humor y las novelas de Bukowski.

4.1 1996
El Parque Rivadavia y la primera Pentium con placa super VGA, los juegos pirateados en CD-ROM doradito, aprendiendo inglés jugando al Monkey Island y los albores de la internet: el BBS Fidonet y el modem externo, la privatización de Entel, el Motorla startac.

4.2 2000
A partir de entonce Henry Miller, Boris Viant y Kerouac se conviritieron en fieles compañeros y ejemplos, digamos entoncse que nuestra protagonista se hizo un poco border. La étapa duro por suerte, y los intereses acádemicos premieron sobre los planes de convertirse en una rock star literaria. No se puede ser un reventando si uno no tiene brújula moral. Los relativistas de la ética deberian dedicarse al sacersocio o a la academia.

4.3 2003
Coqueteo con diferentes sistemas metafísico, desde al fatalismo al existencialiamos, a la esotérica magia del caos. Siempre en calidad de investigador, nunca de practicante.

5. 2005
El ingreso a la UBA desencadeno un proceso de reflexión que decanto en un profundo desprecio una reflexión crítica de la cultura de los 70s. El convivir diariamente en los pasillos con intelectuales militantes orgullosos de su pasado de derroteros, la reinvidación ciega de la -no me alcanzan las comillas- ´´nueva izquierda´´ y el envenamiento de la mente de una generación que ya tenía mente envenada -máximo exponente, aquí- son síntomas de que The Apathy is Back in Style: la diálectica entre los fracasos obtenidos, con la transformación de nuestros heroes liberadores en piezas de museo y el vaciamiento discursivo de la teoría crítica de izquierda.

5.1 2002
Acá es donde entra el Kirchnerismo, un fénomeno del que estamos viendo el ocaso.

5.2 2009
Articulando una militancia de la apatía, con un perverso interés por la político, un desprecio por la derecha y un desencanto por la izquierda.

º1. Track #1 del disco de Kelley Pollar  I Need You to Hold On While the Sky Is Falling (2008)





Burning Wheel

4 04 2009
BW

Burning Wheel debe ser uno de los juegos mas hypeados por la comunidad indie desde su existencia. Mientras que el diseño de juegos de rol parecía estar yendo en una dirección: juegos acotados, con pocos subsistemas, juegos casuales, Burning Wheel nos despacha  un juego inmenso, con múltiples subsistemas, que contradice los cánones de la teoría GNS, y apela al juego emotivo, la interpretación sobre el sistema, a la vez que nos da un juego detallado, maximalista, pseuso realista. El Gravity s Rainbow de los juegos de rol.

Luke Crane es un diseñdor neyorquino. Eso tal vez no quiere decir nada asi dicho, no es que hay una escuela de diseño del rol neyorquino. Pero podría. Cuando Chris Prama (Warhammer RPG) nos cuenta sus aventuras nerds en nueva york, habla de la escena punk, de CBGBs, y de las partidas de Warhammer Fantasy RPG en la habitación comunal de la universidad. Un ambiente efervescente de rol hiper urbano. Me imagino que debe ser una experiencia bastante interesate jugar rol con punks, y no cualquier punk, sino de NYC, al contrario de los metaleros, geeks y hippies fumones con los que uno esta acostumbrado.

A diferencia BW Classic, Revised se siente como un juego completo y no el boceto de una buena idea. No solo un juego completo, sino un juego del que posiblemente nunca puedas llegar a usar todas las reglas que tiene. Esa pasión por generar mecánicas no responde a la necesidad de crear un marco de realidad, de universo que funciona con una cohesión interna hija de una obsesión anal por el detalle. Cada subsistema de BW esta destinado a ser divertido en si mismo, como juegos dentro del juego. Una sesión entera puede pasarse mientras los jugadores recorren un mercado, luego de haber tirado varias docenas de tiradas, regateando precios, encontrando algo que no sabían que estaban buscando e interpretando su personaje, y no por amor al color de la interpretación por la interpretación misma, sino porque el desarrollo del juego esta atado directamente a esto.

Podría decirse que BW no inventa reglas nuevas (o si, pero en algún momento deja de ser importante) sino que nos propone cambiar la forma que tenemos de significarlas, de interpretar una tirada tanto de un éxito como de un fallo, de incorporar una característica de nuestro personaje al juego, de relacionarnos con los otros jugadores, de entender que el juego es peligroso, pero a la vez estamos sumando a una creación colectiva, y por eso tomar riesgos es interesante y no una relación de costo y beneficio.

Luke Crane no se cansó de decir que BW no es para cualquiera. Simplemente si no estás en sintonía con lo que el juego propone entonces no importa que sepas las reglas a la perfección. Si no entendés el porque del combate scripteado, o las reglas de Beliefs, entonces el juego no va a cumplir su función, que es resolver problemas pre existentes. Problemáticas que los jugadores normalmente se encuentran “Quiero clavarle una daga en la cara al Orco”, “Mi Personaje usa sus dotes sociales para convencer al resto del grupo de que tengo razón” “Porque no mejoran las habilidades que uso, el sistema de niveles no tiene sentido””Acabo de tomar una decisión que hace al juego mas divertido para todos y me morí” Todo esto, que pertenece a un hipotético sentido común rolero, se ha convertido (en la teoría) en problemáticas que resuelven ciertas agendas de diseño. Pero estas agendas, parecen limitadas por sus propios principios en lugares donde simplemente no puede resolverse todo esto junto.

BW  vendría a ser una patada en el culo a todos prejuicios, donde un juego puede tener coherencia temática, verosimilitud y aun así ser divertido. Donde no hay que sacrificar el entretenimiento en el atar del realismo y viceversa.





2 04 2009

-Ayer fue mi día BAFICI. Nuca había ido antes, en los 10 años que se hizo, en parte por un poco de paja y otra parte de prejuicio. Este año se me ocurrió conseguir un folleto explicativo un día que fui a tomar el té al abasto , y no tenia nada para leer. Ese mismo día marqué todas las películas que me interesaban, basándome puramente en las síntesis. El folleto era la materialización de esa visión gestión eficiente que tiene el macrismo, tenían los horarios de las películas, la mencionada sinopsis de cada film, un mapa desplegable en el centro con la ubicación de los cines donde transcurre el festival, publicidad gastronómica variada e internacional que desnudaba la contradicción: un público turista interesado en comer en alguna fonda peruana del abasto, disfrutar de una cena show en un restaurante cubano del centro o un tenedor libre vegetariano chino, el agotamiento de Buenos Aires como una ciudad con una cultura propia y el abrazo a la multicultura.

-De las 15 películas que me llamaron la atención, termine yendo a ver dos. Los problemas de ser un triste empleado administrativo de día, y un apático estudiante de sociales por las noches.

-La función de Not Quite Hollywood el sábado al mediodía en el Atlas Santa Fe tuvo muy poca concurrencia. Como mucho eramos 20 personas, la mayoría nerds recalcitrantes, gordos comiqueros, que no se habín bañado el día anterior y posiblemente durmieron con lo que tenían puesto. La clase de gente con la que te podes poner a hablar de Final Crisis o Mister Hands. Pocas novias. Un tipo que había pasado los 40 años, solo, de esos que siempre se ven los día de semana en los cines de Lavalle.

-Not Quite Hollywood me encantó, pero que estuviera incluida en el programa me indico el doble discurso sobre el que esta programado el festival. Por un lado la película ganó varios premios, y aunque no fui un éxito de taquilla se inscribe como una forma de empujar el renacimiento del Cine Australiano de explotation (ozplotation), pero aun así no había ninguna función programa en el festival para ver películas de este género. De hecho, el cine de género brillo por su ausencia en el festival. Asi que “Not Quite..” estaba incluida mas como una rareza, un guiño, o para que los estudiantes de cine se sintieran un poco mas raritos.

-Mi novia odio la película.

-La película no estaba subtitulada, pero a alguien de la organización se le ocurrió que seria una buena idea subtitularla ellos mismo -buena idea- pero proyectando paralalelamente los subtítulos en una pantalla aparte abajo de la pantalla principal -mala idea- No esta de más decir que hubo muchos problemas de sincronización.

-Hoy vi por cable una película argentina que se proyectaba en el BAFICI ¿Quién quiere hacer colas o jugar a la ruleta de internet para conseguir entradas, si podes ver las películas en tu casa?