Roleando en el DCU

4 09 2010

Estuve leyendo el DC Adventures Hero’s Handbook, (aka. M&M 3ed) me gustó y escribí esto al respecto

Anuncios




La Ciudad es la prisión de la mente

30 11 2009


“Deben haber espíritus que son mas poderosos que el hombre, pero su invocación es una práctica que no debe ser alentada”.

.David Lynch, vía Twitter, 15 de septiembre de 2009.

“¡Tu destino esta inscripto en las calles en las que creciste!”

Sir William Gull

El Londres victoriano ha sido retratado en infinidad de obras: novelas, películas, series televisivas, cuentos populares e historietas. Como un fractal, estas representaciones se han multiplicado y extendido: distintos autores han tomado viejas referencias para construir las propias. Durante Siglos, fue la capital del Imperio más grande que ha conocido el hombre, en sus calles, fábricas, burdeles, palacios y catedrales se pasearon las mentes más brillantes y enloquecidas, los verdaderos dueños del mundo. Esta herencia quedo impregnada en su estructura arquitectónica, y no son pocos los autores que han retomado esta herencia para construir ficciones y no ficciones.

La novela gráfica1 From Hell, de Alan Moore y Eddie Campbell, toma como referencia dos fuentes a la hora de construir su propia versión de Londres: la obra psicogeográfica de Ian Sinclair, y la rica historia ocultista de la zona. Al igual que en el teatro isabelino, el Londres de From Hell es una sombra, apenas un manchón de tinta por donde se pasean por los pálidos y difuminados personajes. Y al igual que una sombra, ese Londres esta cargado de un evocativo poder simbólico. La oscuridad, o mejor dicho, los claroscuros, hacen a la temática de la obra. Las configuraciones que adopto Campbell no son accidentales y releyendo los guiones originales pueden encontrarse aclaraciones precisas de Moore al respecto de la ambientación que tiene reflejar la ciudad.

En Understanding Comics, Scott Mcloud le dedica un capítulo al contraste que se genera entre los personajes y el entorno. Un bajo nivel de detalle en la representación genera mayor identificación por parte del lector, mientras que un exceso de detalle distancia a los objetos representados, los concretiza más. Es común, sobretodo en el comic americano, que los entornos esten poco detallados, y que sean en cambio los personajes el vehículo de la acción. En From Hell esta lógica se quiebra, la ciudad es un personaje en sí mismo, y uno muy bien diferenciado del resto del reparto. Mientras la línea que constituye a los personaje es errática y difuminada, reflejando de manera metáforica el carácter pasajero del ser humano, y la poca trascendencia del individuo en devenir histórico, la ciudad, en cambio, esta representada de una forma hiperdetallista. Las catedrales son dibujadas de manera precisa, los símbolos masónicos ocultos pero al a vista de todos, los obeliscos, los cementerios, incluso las casas de las zonas marginales como WhiteChapel, el escenario es idéntico al real. Pero ante todo, esta bien diferenciado de los personajes. La ciudad, entonces, se constituye como una entidad permanente, más fuerte que el paso del tiempo, inmortal.

Las marcas de los grandes hechos históricos quedan impregnadas en la arquitectura de las ciudades2. stos hechos históricos son detallados en el capítulo 4, titulado “¿Qué pide el señor de tí?”, William Gull da un paseo por la ciudad, particularmente por la zona de East End. Ahí se revelan los ritos druídos que tuvieron lugar antes de la ocupación romana. Estas primitivas sociedades druídas eran sociedades matriarcales que, tras la llegadas de los romanos, fueron revertidas a patriarcales, lo cual y acuerdo a Gull, implicó la entrada de la humanidad a una nueva era de razón. Gull, como masón, pretendía utilizar la ciudad como un altar para realizar los sacrificios necesarios para poder prolongar el dominio del hombre, y a su vez, garantizar su propia inmortalidad y ascenso a la divinidad. Este ritual, implicaba una reversión de los rituales druídas, y cargar de significado un símbolo (la misma ciudad) que sellará definitivamente cual tipo de revuelta femenina.

Gull plantea una distinción entre la magia masculina y la femenina. En ambos casos, se encuentra contenida en símbolos. Pero mientras la magia femenina posee una naturaleza irracional, la magia masculina es mucho mas dura y racional. Los símbolos mágicos utilizados por la magia occidental tienden a sellar el poder y a contenerlo. La ciudad de Londres, con sus múltiples obeliscos, catedrales y cementerios, esta enteramente decorada con estos sellos que contienen la creatividad y la libertad de sus habitantes. La ciudad entonces, se convierte en una prisión, de la misma forma en que lo decían los cultos gnósticos pre cristianos, que entendían a la realidad como una prisión controlada por un inclemente demiurgo creador, que había reemplazado al verdadero Dios.

La mayoría de los personajes (exceptuando tal vez Gull) se mueven por esta prisión de forma errática, apenas entendiendo su lugar en toda la trama de la historia. De hecho, ninguno de los personajes es capaz de revertir su destino trágico. La ciudad es representada en estos momentos como un laberinto, los personajes transitan por las callejuelas de East End, buscando un lugar donde dormir, o una cantina para ahogar sus penurias en un trago de cerveza.

Eventualmente, los asesinatos son realizados de forma precisa y sistemática, y su repercusión en la historia del Siglo XX es reflejada a través de las alucinaciones que sufre el mismo Gull: en el último de los asesinatos, experimenta una epifanía donde observa un rascacielos, oficinas y subterráneos “Para bien o para mal, he parido al Siglo XX” le dice a su cochero, Netley, tras haber concluído su obra. Aun así, y en su locura, Gull descubre que algo no ha salido bien, algo en su ritual no ha quedado del todo terminado, y su ascenso a la eternidad se ve interrumpido a raíz de esta falla. Esta falla no es aclarada, queda a total interpretación del lector.

La conexión más delirante que se permite Moore (de las muchas que incluye) es la coincidencia entre el momento de los asesinatos y el nacimiento de Adolph Hitler. Años después, la Luftwaffle, la fuerza área alemana, bombardearía Londres, destruyendo gran parte de la ciudad. No solo eso, los cohetes v-2, los primeros cohetes inteligentes, atacarían toda la zona periférica de Londres. De no haber sido por las poderosas torretas antiaéreas, la ciudad hubiese quedado derruida.

En algun punto, From Hell consituye la antesala de un apocalípsis. Londres podría haber sido representada de una forma muy sencilla, aun así no habría pérdido el terror al que evoca, pero su caracterización como capital del Imperio y heredera de una rica historia ocultista le dan las caracteristicas perfectas del medio que buscaba Gull para realizar sus asesinatos. Es una racionalización (mística y demente, pero una racionalización al fin) de los asesinatos. La conspiración, y el abuso de poder por parte de las ordenes masónicas y la nobleza, pierden impacto al compararse con la demenencia megalomana de Gull. “Los designios de su majestad apenas son una parte de la gran obra que realizaré” meditá el médico real.

El escenario condiciona a los personajes, pero Gull, casi una encarnación de la naturaleza, resignifica el espacio urbano. Escarbando en su historia más profunda, busca reconfigurar los símbolos que estan ocultos en Lomdres, y darle un nuevo sentido.

1Le cabe esa calificación por su extensión, por su multiplicidad de sub tramas y por la cantidad abrumadora de personajes, y a la vez de todo eso, ser una historieta. From Hell es, en síntesis, una reconstrucción detallada de los asesinatos serie ocurridos en WhiteChapel en la segunda mitad de 1988. Basándose principalmente en el libro de Stephen Knight Jack the Ripper: The Final Solution , donde se apunta que una orden masónica fue quien ejecuto estos crímenes, en nombre de la corona de Inglaterra.

2Este capítulo esta basado en grante en la obra psicogeográfica de Ian Sinclair, quien recuperando el pensamietno situacionista de Guy Debord, analiza el efecto de los espacio en la percepción temporal, y en los sentimientos. En los últimos años, Sinclair estuvo particularmente interesado en la historia ocultista de Londres. No es raro que tambien haya escrito un libro sobre Sir William Gull, los asesinatos de WhiteChapel y Jack el Destripador

 

 





There is not such thing as Talent

13 06 2009

Hace dos meses que no reviso el feed de Pitchfork, y hoy a falta de algo mejor para  escuchar que no sean los mismos discos de siempre (en la última semana tres discos de Wilco y media discografía de Squarepusher a la que les saque humo) se me ocurrió que tal vez la revista mas careta tenía algo para decir. La recomendación de la semana es Bitte Orca de Dirty Proyectors, banda que no había escuchado en mi vida. Bajé el disco con poca esperanza y lo estoy escuchando en este mismo momento. Suena como una fiesta a la que fuiste de colado o te invitaron de rebote porque tenés una compañera de la facultad que esta en la pomada y se quiso hacer la simpática con los compañeros de algún práctico entre los que estas vos y cuando caes a la fiesta resulta que hay un montón de gente que conoces de pendejos, que eran talentosos y con los que nunca te llevaste y ahora están haciendo todo lo que siempre quisieron hacer. Y aunque esta gente que ya la conocías , ahora, a esta altura del partido, en ese día justo: resulta que  no tenés nada que ver. Hay un puff en un costado con un tipo en pantalones blancos y camisa colorida de feria americana tocando un organito casio unas melodías que todo el mundo le festeja (que podrías ser vos, y agradeces que no sos v), y en otro costado una chinita con una guitarra acústica soltando grititos, haciendo un ejercicio de teatro y todo eso suena a la vez, como si hubiera una sincronía que todos parecen ver y vos no, o te negás a ver. Alguien pasa una botella de New Age y vos tratás de entender, y tenes miedo de decir algo muy boludo,  asi que te callás la boca aunque varias personas te vienen a hablar y todo. El disco solo produce incomodidad. La incomodidad de presenciar un ritual del que no sos parte, y del cual vos solo sabes que no sos parte, porque ahí nadie esta para juzgarte, asi que te juzgas vos solos por estar  donde deberias haber estado en un principio.

Me recuerda también una sensibilidad que podría haber construido pero no construi, por falta de oportunidad, por falta de voluntad. Es el momento de la fiesta en que te pones retrospectivo. Hay gente se te acerca para hablar, incluso la chica de la facultad a la que no le caías tan antipático como vos pensabas, si que no le parecías un tipo piola que hacia buenas observaciones pero medio tímido (es decir, la imagen que vos querías trasmitir pero de la que estaban tan inseguro). Pero vos solo te aislas, responde con una mueca a casi todo, pedís fuego de mala gana, incluso te pones medio en pedo y soltás algún comentario hiriente que todos disimulan pero en el fondo saben (sabes) que estuviste como el orto.

Es triste cagarle la fiesta a alguien porque no podés encajar.

Pero, con objetividad, el disco es una cagada. Cada arreglo esta hecho para desconcertarte de alguna forma u otra. Y digo desconcertante en un sentido que, podría ser, el de deconstrucción trucha. La deconstrucción, aunque un concepto muy usado en teoría literaria, es una herramienta útil para la filosofía, y por lo tanto aplicable a disciplinas varias, porque sirve para hacer un análisis profundo de las categorías con las que estudiamos fenómenos empíricos. Lo que es mas importante, este análisis nos permite conectar una obra (cualquier sea) con una totalidad que la engloba y le da sentido. Bueno, Dirty Proyectors cae inevitablemente en la trampa de pretenderse disociarse de cualquier totalidad, de cualquier obra previa. Ellos son copados, originales, artístico, creativos, liberales, irresponsables, y vanguardistas, y nada ni nadie les va a decir lo que pueden hacer o no. Ellos arman una fiesta, con instrumentos, gente talentosa, graban cualquier cosa: esto es mas que suficiente como para tener una obra genial, hija del talento. Solo que, en el fondo, Bitte Orca es un pastiche, que no se asume como tal.

Me entero horrorizado que Dirty Proyectors grabo un disco  re imaginando (?) temas de Black Flag, banda fundamental, canónica, pilar del corpus  musical del siglo XX. Una falta de respeto.





A Feeling of the All-Thing¹: apuntes autobiográficos

18 04 2009
1. 1984
El año coincidía con la primavera alfonsinista, una época perfecta para tener pibes. El país brillaba con una nueva e intensa aura, la gente salía de sus casas, los genocidas eran juzgados, el pais se encontraba en un proceso de refundación y la teoría de los dos demonios resignificaba la historia con la inocencia de quienes no quieren volver a repetirla. Tal vez esta triste y corta parabóla que trasó el regreso a la democracia -un regreso que  paso de ´regreso´ a secas para ser solo una sumatoria de errores y decadencia institucional- fue la que engendro un sujeto de profunda convicción apática. Eso si de adherimos a algún de estructuralismo -sepa que quien escribe no adhiere a nada, de ser posible-.
2. 1989
Ni el asesinato de Rucci, ni la música de Zitarrosa, y ni hablar de la cultura peronista pudieron permear en la burbuja neo liberar en la que el sujeto se crió. Sus padres podrían ser definidos como ´progres´, porque en definitiva leían Página/12. Pero eran pogres que escuchaban a Charlie Parker y alquilaban el Barón de Muchhausen en los cumpleaños que celebraba su pequeño con los compañeros de pre escolar: tenían terminantemente prohibido ver las películas de los exterminators. Por suerte, a veces veía con su abuela -cuando nadie los veía- las películas de Olmedo y Porcel -se puso muy triste el día que El Negro se cayó de un balcón con los pulmones llenos de merca- o el programa de ese Uruguayo Menemista.

2. 1993
El neo liberalismo de ficción que El Turco nos regalo -en retrospectivo- fue el evento político-histórico-económico mas significativo de la vida del individuo objetivazado. Su moral, sus anhelos y su capacidad para diferencias un fracaso de un triunfo estan permeadas por esta lógica.

2.1 2002
Claro, en definitiva si me gusta mas David Foster Wallace que Borges, o The Pixies en lugar de Joven Guardia es porque nací en los 90s.

2.2 1999
La novela de nuestra generación deberia tomar a los 90s como punto de partida.

2.3 1995
La oferta gastrónomica se disparo hacie un lugar insospechado. Porque si, se alimento a base de productos congelados, y disfrutaba de golosinas exóticas que desbordaban la imaginación.

3. –
Nunca tuvo  perro, la mascota de los pibes justicialista. Pero si tuvo gatos, animales  existencialistas y traidores.

3.1 –
Siempre vivio en departamentos, no puede concebir la idea de no vivir en la ciudad.

4. 1997
La madurez intelectual llego con los comics de Perfil, las columnas de Rafael de la Iglesia, los cuentos de Soriano: puerta de entrada a las revista humor y las novelas de Bukowski.

4.1 1996
El Parque Rivadavia y la primera Pentium con placa super VGA, los juegos pirateados en CD-ROM doradito, aprendiendo inglés jugando al Monkey Island y los albores de la internet: el BBS Fidonet y el modem externo, la privatización de Entel, el Motorla startac.

4.2 2000
A partir de entonce Henry Miller, Boris Viant y Kerouac se conviritieron en fieles compañeros y ejemplos, digamos entoncse que nuestra protagonista se hizo un poco border. La étapa duro por suerte, y los intereses acádemicos premieron sobre los planes de convertirse en una rock star literaria. No se puede ser un reventando si uno no tiene brújula moral. Los relativistas de la ética deberian dedicarse al sacersocio o a la academia.

4.3 2003
Coqueteo con diferentes sistemas metafísico, desde al fatalismo al existencialiamos, a la esotérica magia del caos. Siempre en calidad de investigador, nunca de practicante.

5. 2005
El ingreso a la UBA desencadeno un proceso de reflexión que decanto en un profundo desprecio una reflexión crítica de la cultura de los 70s. El convivir diariamente en los pasillos con intelectuales militantes orgullosos de su pasado de derroteros, la reinvidación ciega de la -no me alcanzan las comillas- ´´nueva izquierda´´ y el envenamiento de la mente de una generación que ya tenía mente envenada -máximo exponente, aquí- son síntomas de que The Apathy is Back in Style: la diálectica entre los fracasos obtenidos, con la transformación de nuestros heroes liberadores en piezas de museo y el vaciamiento discursivo de la teoría crítica de izquierda.

5.1 2002
Acá es donde entra el Kirchnerismo, un fénomeno del que estamos viendo el ocaso.

5.2 2009
Articulando una militancia de la apatía, con un perverso interés por la político, un desprecio por la derecha y un desencanto por la izquierda.

º1. Track #1 del disco de Kelley Pollar  I Need You to Hold On While the Sky Is Falling (2008)